SMART


SOLUCIONES URBANAS SMART PARA UNA CIUDADANÍA ACTIVA


Las tecnologías SMART como las aplicaciones en teléfonos móviles, sensores y smart cards representan una gran oportunidad para mejorar la gestión local y la construcción de territorios más conectados, inclusivos y eficientes. Ciudades de todo el mundo ya están experimentando con soluciones SMART y han demostrado resultados sorprendentes en cuestiones relativas al ahorro de energía, mejor uso del presupuesto público o la apertura de nuevos canales de comunicación con la ciudadanía.

Sin embargo, la selección del producto adecuado y su adaptación al contexto local puede ser un desafío para los gobiernos locales, ya que los cambios tecnológicos son demasiado rápidos y los procesos internos de contratación, implementación y demostración son a menudo muy lentos. Con frecuencia, la tecnología se vuelve obsoleta incluso antes de que el proyecto comience a dar resultados.

EL SMARTPHONE COMO INSTRUMENTO DE CIUDADANÍA


Los desafíos de la vida urbana son cada vez más complejos ya que las ciudades son los lugares donde la mayoría de la gente vive y trabaja. Los gobiernos locales deben ofrecer cada vez más servicios a una población cada vez mayor. 

En este contexto, los smartphones son un mecanismo para brindar nuevos canales y oportunidades de ejercer una ciudadanía activa a muchas personas que anteriormente estaban excluidas del acceso a la información o que simplemente no existían para sus instituciones. Hoy en día, los ciudadanos pueden obtener información vital durante catástrofes naturales, pueden acceder a los servicios bancarios sin tener una dirección de residencia formal, pueden pagar su seguro social, estar seguros y ser visibles y capaces de participar en la vida pública.

Por otro lado, el sector público atraviesa una crisis de confianza en muchos de los países del mundo. Los ciudadanos exigen una mayor transparencia y eficacia en la prestación de servicios públicos. La transparencia, la rendición de cuentas y la participación son el camino a seguir para prevenir la corrupción y la mala administración en la gestión pública. Los smartphones pueden ser instrumentos centrales en la creación de nuevas formas de comunicación capaces de proporcionar "ojos" a la ciudadanía para controlar mejor y contribuir de una forma más amplia a la gestión de las ciudades.


FINANZAS MUNICIPALES: LA CLAVE PARA LA EFICIENCIA Y LA TRANSPARENCIA


Las finanzas municipales son fundamentales para que los gobiernos locales tengan la capacidad de ofrecer servicios accesibles y de calidad a sus ciudadanos. Para proporcionar servicios para todos, los gobiernos locales necesitan los recursos financieros suficientes y aumentar sus ingresos. 

Las tecnologías SMART pueden contribuir a crear confianza en la capacidad de los gobiernos locales para proporcionar servicios públicos con el dinero de los contribuyentes. Los ciudadanos deben estar seguros que el municipio usará los ingresos de manera transparente y que los impuestos recaudados tendrán un impacto directo y visible en su propio entorno.

Para que este proceso ocurra, las cosas necesitan moverse muy rápidamente, los beneficios de la transformación de la informalidad a la formalidad necesitan ser percibidos por el ciudadano casi inmediatamente, y aquí es donde el uso de las tecnologías SMART puede tener un efecto transformador; fomentando la transparencia y evitando la corrupción, ya que las operaciones son registradas, referenciadas y abiertas al público.

UNA AMPLIA GAMA DE POSIBILIDADES


Las tecnologías SMART pueden mejorar la gobernanza y aumentar la eficiencia en la gestión de los servicios mediante un mejor uso de los recursos y un mayor diálogo y participación de los ciudadanos. Ejemplos de sectores clave SMART incluyen:

  • Modernización de la administración , servicios públicos en línea, solicitud de certificados e informes, inscripciones y pago de impuestos y tasas desde dispositivos móbiles.

  • Aumento de la transparencia y la rendición de cuentas facilitando la supervisión por parte de los ciudadanos.

  • Mejora de la participación ciudadana en el proceso de toma de decisiones y la implementación de políticas públicas (e-democracia).

  • Mejora de las redes de transporte urbano facilitando la información sobre los estacionamientos disponibles, los horarios de los autobuses, los semáforos, etc.

  • Mejora de la eficiencia energética con formas más eficientes de iluminar y calentar edificios, redes inteligentes, vehículos electrónicos, alumbrado público, etc.

  • Mejora del abastecimiento de agua: monitoreo del consumo, manejo de inundaciones, mejoras en las fugas, etc.

  • Mejora de la recolección y eliminación de residuos.

  • Creación de espacios públicos más seguros: cámaras inteligentes, centro de operaciones, etc.